27 diciembre 2016

Libélula

Hacer tarjetas no se me da muy bien, pero como con casi todo...es ponerse.
El secreto está, en no pensar que estás creando una, sino hacerlo disfrutando y sin ir más allá.
Y se obra el milagro, de manera que hasta te convence y te gusta el resultado; colores, contrastes, vacíos, mezcla de materiales y adornos, volúmenes, técnicas...
Et voilà!!!

3 comentarios:

aladiah dijo...

Preciooooosa

Juanita La Marquesita dijo...

Me encanta!!! Enhorabuena!!!

Rouspe dijo...

Adoro las libélulas y encima mi color favorito bua!! me encanta!!