04 abril 2011

1000grullas... un deseo

Hoy me he enterado de la existencia del blog de Makiko, una chica japonesa que vive en Madrid. Ella nos propone participar en su proyecto, una iniciativa que a mi me ha parecido especial, y sobretodo, emotiva y una magnífica oportunidad de participar en algo tan importante como llevar nuestro cariño, nuestra solidaridad y nuestro apoyo a la gente que en estos momentos más lo necesita... no se necesita mucho...un trozo de papel y nuestra ilusión...
Se trata de hacer una grulla de papel y hacerle una foto o hacernos una foto con ella y enviársela.
¿¿Fácil no??? Venga anímate yo ya le he enviado la mía!!!!
Aqui os dejo el enlace a su blog para que podáis informaros....
  http://las1000grullas.wordpress.com/about/


 Y tambien os dejo una historia...

Hace ya 50 años que ocurrió lo que te vamos a contar.
Fue después de la bomba atómica sobre Hiroshima, al final de la Segunda Guerra Mundial. Seguro que has oído hablar de esta tragedia y de sus horribles consecuencias para la salud de los pocos que sobrevivieron, ¿verdad?
Pues pasó que Sadako Sasaki fue una de las niñas que no murió el día de la explosión, pero sí que enfermó de mucha gravedad – sufrió una leucemia- poco después, con 11 años, por la radiación atómica.
Cuando supo que estaba enferma, una amiga suya intentó animarla y le contó la tradición de las 1000 grullas de papel – hacer figuritas de papel es una tradición japonesa la tecnica se llama Origami y se conoce ya en casi todas partes del mundo-
La tradición japonesa dice que– le contó a Sadako su amiga-
“concederán un deseo a aquél que consiga doblar 1000 grullas de papel como recompensa por el esfuerzo y la concentración que hacen falta para lograrlo.
Este trabajo se llama el Senbazuru”.
Entonces, su amiga hizo una grulla de origami y se la dio a Sadaho. “Aquí está tu primera grulla”. Y le deseó que se cumpliera su deseo, curarse de su enfermedad.
Sadako empezó a doblar grullas, una tras otra, intentando conseguir su deseo de curarse mágicamente.
Pero por desgracia, no lo logró.
Murió en 1955 con 644 grullas revoloteando a su alrededor.
Conmovidos, sus amigos y compañeros de la escuela se propusieron terminar de plegar las mil grullas como un homenaje a su dedicación, y volverlas a plegar cada año para recordarla.
Así, se propusieron también contarles a otros niños de Japón y del mundo cual había sido su historia y la de tantos niños, que como ella, no pudieron sobrevivir a la bomba atómica.
Para que esta historia estuviera presente todos los días, se propusieron hacer un monumento, una estatua de Sadako con una grulla que hoy está en el Parque de la Paz de Hiroshima.
Bajo ella está escrito:
“Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria: paz en el mundo”.
La historia de Sadako dio la vuelta al mundo y las grullas y el origami se convirtieron en símbolos de Paz, del rechazo a la guerra.

6 comentarios:

zoe dijo...

Qué bonita se ve tu grulla y para una buena causa!!, saludos Zoe.

Ana (Anrilla) dijo...

Es una historia preciosa, claro que intentare hacer una grulla... espero conseguirlo... porque no las he hecho nunca, pero me parece una causa muy bella!

Besitos

Eva - Esaga dijo...

Ya lo he intentado varias veces y niña no me salen, sera ue soy muy torpe?
Besos

Carolynscrapbook dijo...

que linda tu grulla y la historia aun mas, de veras que conmueve, quiero hacer la mia si puedo ayudar en algo como dices es sencillo y para una bonita causa voy al blog de esta chica para ver de que se trata.

Aluap dijo...

Qué proyecto tan bonito! Voy a hacer la mía y mandar la foto en cuanto pueda :)

Eulàlia dijo...

Quina historia mes comovedora.....intentare fer la meva grulla....ptons wapa